Castillo de Rosenborg

Dirección: Øster Voldgade 4A, 1350, Copenhague.
Cómo llegar:
• Metro: Nørreport.
• Autobús: 14, 42, 43, 184, 185, 5A, 6A, 173E, 150S, 350S

En mitad de un impresionante jardín se encuentra el Castillo de Rosenborg de Copenhague (Rosenborg Slot), un antiguo palacio construido en el siglo XVII y con ese aspecto de cuento que tienen muchos edificios de la capital danesa.

Castillo de Rosenborg

El Castillo de Rosenborg.
Fotografía: Pedro Cambra (CC)

Su historia

El Castillo de Rosenborg fue construido como residencia veraniega del monarca Christian IV, aunque pocos años después, durante el reinado de su nieto Frederik, dejó de utilizarse. Solo volvería a estar habitado en un par de situaciones de emergencia, cuando la familia real se vio obligada a trasladarse allí: con el incendio del Palacio de Christiansborg a finales del siglo XVIII y con el ataque de la marina británica a Copenhague a comienzos del XIX.

Castillo de Rosenborg

El Castillo de Rosenborg al atardecer.
Fotografía: Guillaume Baviere (CC)

Su arquitectura

Los arquitectos del proyecto original fueron Bertel Lange y Hans van Steenwinckel y si bien fue diseñado en un estilo renacentista holandés (que también podemos apreciar en el antiguo edificio de la Bolsa de Copenhague), el castillo sufrió varias remodelaciones hasta su inauguración definitiva en el año 1624. ¿Lo más característico? Sus fachadas de ladrillo rojo, sus escasas dimensiones (es más alargado que ancho) y sus torres de color verde jade.

Castillo de Rosenborg

Desde aquí sale la Guardia Real para realizar el cambio de turno.
Fotografía: Guillaume Baviere (CC)

Desde el Castillo de Rosenborg parte la Guardia Real para realizar el cambio de guardia que culmina frente al Palacio de Amalienborg.

Los jardines del rey

Desde que el rey Christian IV idease este castillo, los jardines fueron uno de los principales protagonistas. De hecho, a veces se conoce al castillo de Rosenborg como el Kongens Have, el jardín del rey, y es que los jardines fueron diseñados incluso antes que el propio edificio.

Castillo de Rosenborg

Unos leones custodian la entrada.
Fotografía: Chá già José (CC)

Durante la primavera y el verano es frecuente ver a daneses y turistas tomando el sol o haciendo un picnic en estos jardines, que al estar en pleno centro de la ciudad son unos de los más populares de la capital danesa.

Visitar el Castillo de Rosenborg

Se puede visitar el castillo por dentro, pues alberga un museo bastante interesante que repasa la historia de la corona danesa desde el siglo XV hasta el XIX. La colección incluye joyas, objetos decorativos, armas, trajes y todo tipo de elementos relacionados con la realeza. Además, se pueden recorrer algunas estancias, como los apartamentos reales o el gran Salón Rojo.

Castillo de Rosenborg

El castillo está en pleno centro de Copenhague.
Fotografía: Guillaume Baviere (CC)

Si vais con poco tiempo, entrar al museo del castillo no es imprescindible, pero sí didáctico, si os interesa comprender un poco mejor la historia danesa.

Las instalaciones del castillo de Rosenborg no están adaptadas para personas con movilidad reducida (excepto la planta baja y el sótano). Para visitar el resto de estancias hay que subir escaleras (si viajas con tu silla de ruedas, tu acompañante puede entrar gratis al castillo).
Si te ha gustado, comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Horario:
  • Todos los días de 10:00-14:00 (noviembre a abril -cerrado todos los lunes-).
  • Todos los días de 10:00-15:00 (del 13 al 28 de febrero por Vacaciones de Invierno).
  • Todos los días de 10:00-16:00 (mayo, septiembre y octubre).
  • Todos los días de 09:00-17:00 (junio, julio y agosto)
  • Cerrado el 1 de enero, 23, 24, 25, 26 y 31 de diciembre.
Precio:
  • Adultos: 105 DKK
  • Estudiantes: 70 DKK
  • Menores de 17 años: gratis
  • Entrada combinada Rosenborg + Amalienborg: 145 DKK (válida durante 36 horas)
  • Grupos (mínimo 12 personas): 80 DKK
Copenhagen Card: gratis.