Copenhague con niños

Puede que estés pensando en organizar una escapada en Europa y te preguntes si viajar a Copenhague con niños es una buena opción. Pues bien: la respuesta es un sí rotundo.

La capital danesa es una ciudad perfecta para niños de todas las edades: los propios daneses tienen por costumbre hacer planes en familia (incluso al aire libre, a pesar del clima) y Copenhague es una ciudad muy familiy-friendly.

Por sus parques con instalaciones adaptadas, por sus variados y numerosos museos, por su oferta de ocio para todas las edades, viajar a Copenhague en familia es cómodo y la ciudad es una de las mejores opciones que puedes escoger para practicar este tipo de turismo entre otros destinos europeos.

Si a fin de cuentas fueron los daneses quienes inventaron los famosos Lego… ¿cómo iba a aburrirse un niño en esta ciudad? ;)

Qué ver en Copenhague con niños

Si vas a viajar a Copenhague con tus hijos puede que te interese (además de hacer turismo por la ciudad) realizar una visita a alguno de estos lugares, que pueden ser entretenidos y didácticos especialmente para los más pequeños:

Zoo de Copenhague

Visitar el zoológico de Copenhague con tus hijos es un éxito asegurado: el complejo cuenta con cientos de especies diferentes clasificadas por hábitats (la selva, la sabana, el Ártico…) y está considerado uno de los mejores zoos de Europa

Es uno de los pocos lugares donde tus hijos podrán ver a un oso polar nadando o participar en talleres educativos especialmente pensados para ellos, donde pueden aprender cómo viven los animales en distintos ecosistemas o alimentar a algunos animales domésticos.

Además, el zoo de Copenhague cuenta con una zona de columpios y una pequeña granja diseñada para el disfrute de los más pequeños.

Blue Planet

Considerado uno de los mayores acuarios del mundo, el Blue Planet (en danés Den Blå Planet) posee, además de un diseño arquitectónico impresionante, más de 20.000 especies acuáticas procedentes de todos los mares y océanos del planeta.

Aunque está algo alejado del centro, se llega cómodamente en transporte público y es una visita muy interesante y atractiva para niños y mayores, y complementaria al zoo.

Legoland

Visitar el parque temático de Legoland es toda una excursión, pues no se encuentra en Copenhague, sino en Billund, ciudad natal del creador de estos famosos muñecos amarillos, Ole Kirk Christiansen. En coche desde Copenhague son unos 250 kilómetros, por lo que lo más cómodo (sobre todo viajando con niños) es alojarse en la propia Billund o visitar el museo desde algún lugar cercano, como Aaarhus u Odense (donde además se encuentra la Casa-Museo de Hans Christian Andersen, de la que te hablamos más abajo).  De hecho hay paquetes que ya incluyen el alojamiento en su propio hotel de Lego y las entradas al complejo, al más puro estilo Disneyland.

El parque está dividido en varias áreas, como Miniland, donde se reproducen decenas de monumentos famosos hechos con minúsculas piezas de Lego (imprescindible), Duplo Land (orientado a los niños más pequeños), el mundo de los piratas, la zona de aventuras, el reino de los caballeros o el de los ninjas en Ninjago World, la última novedad de Legoland, inaugurada en 2016.

Lo más práctico es comprar las entradas con antelación en su web www.legoland.dk (cuanto antes las compres, mejor precio).

  • Dónde: LEGOLAND ApS, Nordmarksvej, 7190 Billund.
  • Cómo llegar: en coche desde Copenhague (3 horas), Odense (1,5 horas) o Aarhus (1 hora).
  • Horario: todos los días de 10:00-18:00 horas (temporada alta), de 10:00-20:00 horas (temporada media) y de 10:00-21:00 horas (temporada alta). Cerrado entre noviembre y febrero.
  • Precio: adultos, 295 DKK y niños, 279 DKK (compradas con más de una semana de antelación)/Adultos, 349 DKK y niños 329 DKK (compradas con menos de una semana de antelación).

Visitar un museo: la alternativa a un día de lluvia

Los museos de Copenhague tiene dos ventajas de cara a la visita con niños: la mayoría de ellos incluyen partes de su exposición o salas específicas adaptadas para niños, y además muchos de ellos ¡son gratis! Así que no hay excusa para no entrar en algún museo en la ciudad con tus hijos y aprovechar para pasar un rato entretenido aprendiendo cosas nuevas.

Para que puedas escoger tú mismo cuáles os apetece conocer y planificar las visitas, aquí van nuestras recomendaciones con los mejores de Copenhague para visitar con niños:

Museo Nacional de Dinamarca

Podríamos decir que este museo es EL MUSEO por excelencia de Copenhague. Y es que en sus interminables galerías se exhiben algunas de las mejores piezas de cerámica, vestuario, textos y todo tipo de testimonios arqueológicos relacionados con las culturas nórdicas. Si alguno de tus hijos está pasando por la fase vikinga (después de la de Frozen y la de los piratas) le encantará este museo. Y todavía no conoce quiénes fueron los vikingos, es una buena oportunidad de enseñarles un poco de historia de forma amena y divertida.

Además, este museo cuenta con una zona específica para los más pequeños, el Museo de los Niños, donde podrán comprobar qué aspecto tenían nuestros antepasados prehistóricos, visitar un castillo medieval o subir a bordo de un barco vikingo. En definitiva, una visita obligada que complacerá a partes iguales a padres e hijos.

  • Dónde: NationalmuseetPrinsens PalæNy Vestergade 101471, Copenhague.
  • Cómo llegar: tren (estación central) o autobús (1A, 2A y 11A, parada de Stormbroen).
  • Horario: martes a domingo de 10:00-17:00 horas.
  • Precio: gratis.

Museo de Hans Christian Andersen

Para visitar la Casa-Museo de Hans Christian Andersen hay que alejarse un poquito de Copenhague, pues se encuentra en la cercana localidad de Odense. Allí podrás descubrir el universo de fantasía del cuentista más famoso de Dinamarca y hacer un repaso por algunos de sus cuentos más conocidos gracias a una exposición completa (cuyas explicaciones, eso sí, están en inglés). También es una buena oportunidad para profundizar en la vida del autor y conocer un poco mejor a una de las figuras literarias más importantes de Europa.

  • Dónde: Hans Christian Andersen Museum, Bangs Boder 29, 5000 Odense.
  • Cómo llegar: en tren desde Copenhague a Odense (desde la estación hay 10 minutos a pie hasta el museo).
  • Horario: martes a domingo de 10:00-16:00 horas (enero-junio y septiembre-diciembre) y lunes a domingo de 10:00-17:00 horas (julio y agosto)
  • Precio: adultos, 95 DKK/Menores de 17 años, gratis

Experimentarium

Esta especie de museo dedicado a la ciencia y tecnología es sin duda una visita obligada con niños, pues la diversión está asegurada: hay decenas de actividades y talleres dedicados a ellos para que descubran y experimenten jugando. El objetivo de Experimentarium es hacer la ciencia atractiva para los más jóvenes, y sin duda lo consiguen: te costará sacar a tus hijos de allí. La visita completa os llevará aproximadamente 3 horas (dependiendo de cuánto tiempo os paréis en cada actividad).

  • Dónde: Experimentarium City, Trangravsvej 12, 1436 Copenhague.
  • Cómo llegar: metro (Christianshavn Torv) y autobús (9A).
  • Horario: lunes a viernes de 10:00-16:00 horas (enero a marzo), de 10:00-17:00 (abril a junio) y de 10:00-18:00 (julio y agosto). Fines de semana de 10:00-18:00 horas.
  • Precio: adultos 160 DKK/Mayores de 65 años, estudiantes y movilidad reducida, 140 DKK/Niños 3-11 años, 105 DKK / < 3 años, gratis

Colección David

La Colección David es sin duda uno de los museos imprescindibles de Copenhague, pues posee una de las mejores colecciones de arte islámico del mundo. Pero puede que a priori te parezca orientado solo para adultos. Pues bien: también cuenta con un espacio dedicado a los niños donde pueden jugar a pintar azulejos islámicos (que después pueden llevarse a casa para colorear), poner a prueba sus habilidades en el Juego de la Memoria o acudir a la escuela del Sultán. Además… es gratis :)

  • Dónde: Kronprinsessegade 30, Copenhague.
  • Cómo llegar: metro (Nørreport o Kongens Nytorv) y tren (Nørreport y Østerport).
  • Horario: martes a domingo de 10:00-17:00 horas (miércoles hasta las 21:00 horas).
  • Precio: gratis

Museo del Circo (Cirkusmuseet)

Si a tus hijos les gusta ir al circo espera a que vean este museo: es uno de los más completos del mundo dedicados al circo, con miles de piezas en su colección. Acróbatas, malabaristas, payasos y domadores son los protagonistas de esta exposición que incluye trajes, fotografías y todo tipo de objetos relacionados con el espectáculo del circo, que también puede disfrutarse en el propio museo. Lo mejor es que la exposición es interactiva, por lo que los niños pueden tocatearlo todo, pulsar botones, abrir escondrijos secretos y, en definitiva, desfogarse a gusto. También puedes alquilar de forma gratuita una sillita de paseo a la entrada (muy útil si vas con niños muy pequeños, por si se cansan).

  • Dónde: Hovedporten 6, 2650 Hvidovre, Copenhague.
  • Cómo llegar: autobús (A, desde la estación central de Copenhague hasta Avedørelejren; desde ahí hay 5 minutos a pie hasta el museo).
  • Horario: domingo a jueves de 10:00-15:00 horas.
  • Precio: adultos, 50 DKK/Menores de 18 años y Copenhaguen Card, gratis.

Parques y jardines

Los parques y jardines siempre son una buena alternativa para que los niños descansen de hacer turismo intensivo (y los padres también).

La mayoría de parques de Copenhague cuentan con instalaciones adaptadas a los niños, zonas de columpios y áreas específicas para tomarse un respiro mientras ellos juegan a su aire. Como muchos de ellos se encuentran en puntos estratégicos de la ciudad, cerca de monumentos o lugares de interés famosos, son una buena opción para combinarlos con otro tipo de visitas y hacer el día más llevadero para los más pequeños.

Nuestros favoritos son los siguientes:

  • El Ørstedsparken (muy cerca de la estación de Nørreport, desde la que se llega a varios lugares interesantes como la Colección David), que es un parque amplio con un gran lago y una zona de columpuos muy completa.
  • El Kongens Have (Jardín del Rey) en el Castillo de Rosenborg, el parque más antiguo (y concurrido) de Copenhague. En verano se llena de familias que acuden a hacer picnics y pasar un buen rato al aire libre. Además, cuenta con una gran colección de esculturas que pueden contemplarse durante todo el año, y en el verano siempre hay alguna exposición temporal. Muy cerca de este parque se encuentra también el Jardín Botánico de Copenhague.
  • El Churchillparken, bautizado así en memoria de Churchill (por la ayuda que los ingleses prestaron a los daneses durante la Segunda Guerra Mundial para la liberación de Dinamarca). Alberga un fuerte del siglo XVII conocido como Kastellet, un memorial a las víctimas de la guerra representado por la figura de un soldado vestido con el uniforme militar inglés y una preciosa escultura de una valquiria obra de Stephan Sinding. Muy cerca del parque se encuentra el Museo de la Resistencia Danesa.
  • El Fælledparken, en la zona norte de la ciudad, es el parque más amplio de Copenhague. Sus extensas praderas suelen albergar grandes eventos como conciertos y óperas durante el verano, además de celebraciones específicas como la Copenhagen Historic Grand Prix, una carrera de coches antiguos.
  • Los Frederiksberg Gardens, uno de los rincones más románticos de Copenhague, en el que habita una familia de garzas y con vistas a la peculiar casa de elefantes del zoo de Copenhague, diseñada por el famoso Norman Foster.
  • Y si te sobra tiempo en tu viaje a Copenhague, haz una excursión a Deer Park (oficialmente, Jægersborg Dyrehave), un bosque de robles en las afueras de Copenhague donde puedes observar a los ciervos y otros animales con tus hijos, contemplar el Hermitage (una especie de palacete dentro de un coto de caza construido por el rey Christian VI) y darte una vuelta con ellos por el encantador parque de atracciones conocido como Dyrehavsbakkende o simplemente, Bakken, considerado el más antiguo del mundo. ¡Pasaréis un día inolvidable!

Planes para todos: qué hacer en Copenhague en familia

Además de todas las propuestas anteriores, estos son algunos de los lugares turísticos más famosos de Copenhague que pueden visitarse cómodamente en familia:

El Tivoli

Los jardines del Tivoli son la atracción número uno de Copenhague y una visita imprescindible en la ciudad para viajeros de cualquier edad. Pero si viajas con niños, disfrutarán especialmente de sus muchas atracciones y juegos. No olvides llevarlos al parque de la ballena que emula el mundo marino con barco y submarino incluidos.

La Torre Redonda

Es otra visita obligada en la capital danesa: este antiguo observatorio astronómico posee una curiosidad, y es que para llegar hasta su parte superior (que nos permite disfrutar de unas vistas espléndidas de Copenhague) hay que subir una rampa en forma de espiral… de ahí su nombre. Es un recorrido tranquilo y entretenido que se puede hacer perfectamente con niños.

El Palacio de Amalienborg

La residencia oficial de la familia real danesa es una visita muy atractiva, pero más recomendable para niños medianos (porque el recorrido puede resultar algo cansado si son muy pequeños, salvo que vayan en carro). Además de visitar el palacio, puedes ver el cambio de guardia a las 11:30 o pasear por sus preciosos jardines en los días en que el clima acompañe. Los menores de 17 años pueden entrar gratis.

Si tienes la Copenhagen Card tienes un tesoro

La Copenhagen Card es una tarjeta turística que incluye entrada gratis a 73 museos y monumentos de Copenhague, pero también el uso ilimitado del transporte público (y esto incluye metro, tren y autobuses). Se vende en varias modalidades (para 1, 2, 3 ó 5 días) y aunque a priori parezca cara, resulta especialmente interesante si viajas con niños, pues comprando una sola Copenhague Card de adulto puedes llevar contigo hasta dos niños menores de 10 años que se beneficiarán de los mismos descuentos y entradas gratuitas (además del transporte público) ¡con la misma tarjeta!

Por ejemplo: si viajas en pareja con uno o dos niños menores de 10 años, tendréis que comprar dos Copenhaguen Card de adultos. Si viajas solo con uno o dos niños menores de 10 años, solo tendrás que comprar un tarjeta de adulto.

Por otra parte, los menores entre 10 y 15 años también pueden adquirir su Copenhaguen Card con descuento.

Por último, una ventaja más de la Copenhagen Card: podéis hacer el paseo en barco gratuito que incluye la tarjeta y que realiza la empresa Canal Tours. A los más pequeños les resultará muy divertido y a los mayores les ayudará a situarse en la ciudad y contemplar desde otra perspectiva los lugares más emblemáticos de Copenhague.

El transporte público, tu gran aliado

Copenhague es una ciudad que se recorre bien a pie, por lo menos a la hora de visitar sus lugares más famosos. No obstante, para visitar algunos de los espacios situados en las afueras o simplemente para ir y volver a tu alojamiento, el transporte público será tu mejor aliado, sobre todo si viajas con niños.

Echa un vistazo a nuestro artículo sobre transporte público en Copenhague para entender cómo funciona sus sistema de zonas, cuánto cuesta y cómo moverse por la ciudad de forma eficiente.

En el apartado anterior te explicábamos cómo puedes beneficiarte del uso del transporte público con tus hijos gracias a la Copenhaguen Card.

Ahora vamos a ver qué más opciones tenemos para desplazarnos por Copenhague con niños:

  • Alquilar una bici cargo: este tipo de bicicletas son muy utilizadas en Copenhague tanto por los locales como por los turistas, pues te permiten llevar a los niños en una especie de cajón delantero (y además de los niños, otras tantas cosas como mochilas y bolsos) de forma cómoda y sin que las piernas se resientan demasiado. Como la ciudad está perfectamente adaptada a las bicis, puedes circular con ella de forma muy segura y conocer Copenhague desde una perspectiva mucho más divertida, auténtica y por supuesto, cómoda. Por toda la ciudad encontrarás tiendas de alquiler de bicis de todos los estilos. Puedes alquilarlas desde cada directamente en la web de Baisikeli y recogerlas una vez en Copenhague en su oficina, situada a apenas 50 metros de la estación central.
  • Alquilar una bici pública: si tus hijos ya son mayores y pueden conducir su propia bici, lo mejor es alquilar una de las bicicletas públicas disponibles en varios lugares del centro de Copenhague. Son gratis: simplemente debes dejar un depósito de 20 DKK en la parada donde la recojas, y se te devolverán en la estación donde la dejes al terminar (que no tiene por qué ser la misma).

Si te ha gustado, comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter